Header Ads

ESCUELA BÍBLICA Y LA GRAN AVENTURA (Lección 11)

ESPERANZA EN EL CIELO. COMPARTIENDO EL REGALO DE DIOS

“Imagínate si todos tuvieran abundante comida para comer. Imagínate si nadie se enfermara. Imagínate si no hubiera luchas ni guerras. Imagínate si todos se amaran y se cuidaran mutuamente. Es difícil para nosotros imaginar un lugar tan agradable porque nunca hemos visto algo semejante. Hay muchas cosas terribles en el mundo hoy porque la gente peca. Hay orgullo, odio, egoísmo, revancha, y guerra. Sabemos que todos aquellos que confían y siguen a Jesús serán perdonados de su pecado. También podrán estar para siempre con Dios en el cielo. El cielo es un lugar perfecto, sin pecado ni sufrimiento. Y lo mejor de todo: ¡¡¡es donde está Dios!!!” cieron algo realmente ingenioso y valiente para traer a su amigo a Jesús”Jesús sana a un paralítico. “Aconteció un día, que él estaba enseñando y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar. Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico, procuraban llevarle adentro y ponerle delante de él. Pero no hallando como hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús. Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios? Jesús entonces, conociendo los pensamientos de ellos, respondiendo les dijo: ¿Qué caviláis en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios. Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaba a Dios; y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas.” (Lucas 5:17-26)



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.