Header Ads

Versículos Inexistentes en Manuscritos Antiguos.

vulgata_140809

Existen algunos versículos que en los manuscritos más antiguos no aparecen, pero si estan incluidos en la actual Biblia. Trataremos de encontrarlos y dejarlos todos en un solo lugar. ¿Conoce alguno usted?
Mt. 22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. – Corazón… alma… mente. Mr. 12:30 agrega “fuerzas”. La cita proviene de Deuteronomio 6:5, parte de la shema (”oir” en hebreo Dt. 6:4). Este versículo dice “corazón… alma.. fuerzas”. Algunos manuscritos de la LXX, o Septuaginta incluyen “mente”. El uso de varios términos no está dirigido a citar diferentes facultades humanas, sino a subrayar la integridad del tipo de amor que es requerido.

Mr. 9:29 Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno. – Los manuscritos más antiguos omiten la palabra ayuno.

Hch. 8:37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. – Este versículo no aparece en los manuscritos más antiguos.

1 Jn. 5:7 Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. – La evidencia externa de los manuscritos no favorece que hayan formado parte de la epístola original. No aparecen en ningún manuscrito griego anterior al siglo décimo d.C. Solo ocho manuscritos bastantes tardíos contienen este texto que aparece corresponder a la revisión de una revisión posterior a la Vulgata como traducción de la Biblia al latín. Además, cuatro de esos ocho manuscritos contienen una lectura diferente del pasaje que se incluye como una nota al margen que se añadio más tarde al manuscrito. Ningún lider eclesiástico que hablara griego o latín, ni siquiera los que participaron en las controversias trinitarias, lo citan. La única versión antigua que la incluye es la latina, pero no la traducción antigua al latín en su forma primitiva que fue la primera Vulgata. La evidencia interna también milita en contra de su presencia ya que interrumpe la secuencia de ideas del escritor. Lo más probable es que las palabras fueron añadidas mucho más tarde al texto. En las Escrituras no hay un versículo que enuncie de forma explicita la realidad obvia de la Trinidad, aunque muchos pasajes la plantean con claridad como un hecho implicito. ver 2. Co. 13:14.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.