Header Ads

El poder: Un toque tierno

El poder: Un toque tierno

Marcos 5:21-43

Abramos nuestras Biblias en Marcos, capítulo 5, versículo 21. La vez pasada estábamos tan felices de ver a Jesús liberar a ese hombre, Legión. Ahora miren lo que hace aquí, libera a dos mujeres. Es maravilloso ver cómo desencadena su poder. Sin embargo, el poder muchas veces pensamos que es explosivo o energético, que lo es, pero cuando el poder con autoridad se usa correctamente, es muy tierno.

Si estás escuchando por radio o leyendo por Internet, puedes ir por tu Biblia y acompañarnos. Si estás conduciendo, solamente mantén tus manos en el volante y tus ojos en el camino.

"Y pasando otra vez Jesús en un barco á la otra parte, se juntó á él gran compañía; y estaba junto á la mar." Recuerdan que son tres grupos, vistos desde el principio de Marcos. Las multitudes, que son grupos masivos de gentes; diremos que es algo así como el evento Harvest (Cosecha), el cual llena el estadio de Anaheim. El segundo grupo que a menudo se encuentra en Marcos es el de los seguidores. Es gente que posiblemente no sea un grupo tan masivo como el de las multitudes, pero sigue siendo un buen grupo de personas. Lo siguen por varias razones, porque les gustó lo que escucharon, les gustó lo que vieron, pues algunos milagros fueron realizados. El tercero y grupo más importante de gentes que rodeaban a Jesús, tal como nos lo muestra Marcos, eran los discípulos.

Quieres preguntarte ahora, ¿cuál de éstos eres tú? ¿Eres parte de una multitud, que está enterada de que Jesús anda alrededor? ¿Eres parte de los seguidores, que van pegados sólo por ver qué es lo que Jesús hace? O, ¿eres un discípulo? - palabra de la cual significa "disciplinado". ¿Eres de los que han hecho un compromiso con él y con disciplina siguen el estilo de vida de Jesucristo?

Estás en una de esas tres categorías - la multitud, lo cual no te llevará al cielo. Siendo un seguidor, no necesariamente tienes seguro tu sitio allá. Pero siendo un discípulo es lo que te llevará al cielo, porque creerás sus palabras. Él dijo, "Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos." Así que un seguidor no necesariamente continua en la palabra del Señor, como tampoco un miembro de la multitud, pero un discípulo es un "disciplinado" que en verdad continua en la palabra del Señor.

Ahora, identifícate a ti mismo, porque Dios ya sabe quién eres. O eres un seguidor, un miembro de la multitud, o uno de sus discípulos. Quieres llegar a la posición de discípulo.

"Y vino uno de los príncipes de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró á sus pies." Aquí tenemos ahora algo no muy usual, debido a que él es el líder de la sinagoga y por lo mismo es muy popular en el área, así como muy conocido y muy respetado. El verlo postrarse a los pies de otra persona, en efecto, hubiera sido una rara escena. Pero, él tiene una situación que en verdad le está desgarrando el corazón. La veremos desarrollarse dentro de un minuto, estoy seguro que ustedes ya habrán leído esta historia.

Pero es muy importante el que comprendamos que si estuviéramos con la multitud, parados atrás, en medio de un grupo masivo de personas, esperando en la orilla y vemos a la persona probablemente más notable de nuestra comunidad, correr y postrarse a los pies de Jesús, estaríamos preguntándonos, "¿De qué se trata todo esto?". Sería totalmente fuera de lo ordinario, simplemente no sucede.

"Y le rogaba mucho, diciendo...". Ahora, el ver a una figura de autoridad rogando sería otra cosa fuera de lo ordinario. "Y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está á la muerte: ven y pondrás las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá."

Ahora, quizá tengas un amigo, o quizá un pariente o miembro de su familia, quien se encuentra a punto de morir. Quizá no vaya a morir ahora mismo, pero se encuentra en la situación en la que no sabe siquiera si son unos días o unas semanas o cuánto será lo que le quede de vida. Jesús puede interceder en la vida de cualquiera hasta el final. Lo hizo con el ladrón en la cruz, cuando Jesús fue crucificado, aun así le ministró a ese tipo.

La abuela de mi esposa Sandra tenía 103 años cuando murió. Eso es ser viejo, sí, muy viejo. Era inglesa y la Reina le envió una tarjeta de felicitación cuando cumplió los 100 años, y el Presidente otra, así que durante tres años recibió feliz cumpleaños presidencial y, feliz cumpleaños reinal desde Inglaterra. Pero yo recuerdo que recibimos una llamada una tarde de domingo, diciéndonos que iba a morir, que estaba a punto de morirse. Le pedí a mi ayudante que me reemplazara en el servicio y Sandra y yo nos dirigimos al Condado de Orange para verla en el hospital. Fuimos orando durante todo el camino al hospital, y le dimos gracias al Señor por esta gran dama. Y qué dulce dama era, la cual aceptó a Dios en su corazón.

Cuando llegamos, algunos familiares se encontraban afuera, y se percibía lo tristes que estaban, así que Sandra y yo entramos a su cuarto y hicimos una oración con ella. Ella tenía los ojos abiertos, nos vio, se sentó y sonrió, y me abrazó y sentí toda su fuerza. Bueno, ella vivió un año más. No sé de qué se trató, creo que ella tomó un par de años de mi vida, mas no estoy seguro.

Estar a punto de morir, tal vez lo has visto con tu abuelo o alguien, enfrente de ti. Entonces, ahora puedes entender porqué ruega Jairo y porque está postrado ante Jesús. "Mi hija está á la muerte: ven y pondrás las manos sobre ella..." Ésa es una petición razonable. Pero vean lo que sigue a continuación, "Para que sea salva, y vivirá." Eso es fe. Aquí tenemos a un hombre judío que vive bajo la ley y cada semana expone la ley a la comunidad, pero aquí, debido solamente a que Jesús se encuentra en el vecindario, él tiene fe.

"Yo sé que mi hija vivirá, si tan sólo tú vinieras y pusieras tus manos sobre ella." Vemos que el hombre ha soltado fe, y a Jesús le va a gustar eso y lo va a aceptar. "Y fué con él, y le seguía gran compañía, y le apretaban."

"Y una mujer que estaba con flujo de sangre doce años hacía..." Antes de que continuemos, a ver el problema de esta mujer, me gustaría que marcaran en la Biblia de la persona que está enseguida de ustedes la palabra "una". "Una mujer." Eso es muy importante, si te detienes a pensarlo. No nos da su nombre, no nos dice si es rica o pobre, si es famosa, su estatura, que educación tenía. Es cierta mujer. Y si lo recuerdan, a lo largo de la Biblia, hay algunas ciertas gentes.

Había "un" discípulo en el libro de Hechos llamado Ananías, el cual fue despertado durante la noche por el Señor quien le dijo, "Levántate, y ve á la calle que se llama la Derecha, y busca en casa de Judas á uno llamado Saulo, de Tarso: porque he aquí, él ora. Y ha visto en visión un varón llamado Ananías, que entra y le pone la mano encima, para que reciba la vista." Asombroso. Ahora, Dios está sentado en el cielo y está viendo allá abajo la calle Derecha, y está viendo donde vive un discípulo (solamente era llamado "un discípulo".) Y éste está teniendo una visión allí, y el otro, Saulo, está teniendo una visión allá. Y Dios ha encendido los corazones de los dos con estas visiones. Y lo va a llevar con este hombre, tan sólo un discípulo. Qué extraordinario, que una visión pueda quitarte el temor. Él temía que si iba, Saulo le mataría. Pero cuando Dios se lo reafirmó, se volvió su hermano, porque Dios dijo, "Él es uno de mis muchachos."

Nos damos cuenta de que Dios quiere encender también nuestros corazones con una visión. "Sin visión", dice la Biblia, "el pueblo será disipado." Entonces quiero motivarte. Dios quiere hacer algo en grande, ya que el mundo está girando en espiral, fuera de órbita, ya muy rápidamente, y ustedes son la gente a la que Dios quiere cambiarles el rumbo de sus vidas y prender fuego en sus corazones por él, para que vaya a ganar gente para su reino.

Todos en las iglesias siempre piensan que son esos tipos por allí, o ellos por allá. Pero no, eres tú. Dios quiere hacer por ti, lo que hizo por "una" mujer, o lo que hizo por "un" discípulo, o lo que hizo por Pablo, el apóstol.

Ahora ve cuál es el problema de ella, es un problema bastante profundo. ¿Pero podrá ser peor que el problema de la pequeña niña que se está muriendo? Diremos que no podría ser más grave que eso, pero observa el trauma emocional en el alma y mente de esta mujer, debido al problema físico.

"Y una mujer que estaba con flujo de sangre doce años hacía, y había sufrido mucho de muchos médicos, y había gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor, como oyó hablar de Jesús, llegó por detrás entre la compañía, y tocó su vestido. Porque decía: Si tocare tan solamente su vestido, seré salva."

Ahora, hay un par de cosas que aclarar, antes de proseguir. Número uno - esta mujer había estado sangrando por 12 años. De acuerdo con la ley levítica, con la que los judíos se regían, si una mujer sangraba anormalmente después de su tiempo cada mes, cada día se le destinaba como una mujer impura y tenía que pasar por limpiamientos ceremoniales de todas sus ropas y en cualquier lugar que ella se sentara, tenía que ser ceremonialmente limpiado. Si una persona entraba a su casa durante este tiempo, ellos tendrían que ser limpiados y tomar unos baños especiales para limpiarse por estar en una casa de una persona impura. Si se sentaban en el sofá, si se sentaban en su mesa, y si la abrazaban. Entonces pare y piense, por una década y dos años, esta dama estuvo emocionalmente trastornada. Nadie la había abrazado, nadie la había besado, nadie la había saludado de mano, nadie le había dado una palmadita en el hombro, y nadie le había ido a visitar. Fue marginada ceremonialmente, debido a la ley. Fue echada fuera.

Imagínense cómo serán los sentimientos de estar exiliada, y sin embargo, estar tan cerca de la gente. La semana pasada vimos cómo un hombre, tan poseído por demonios, que fue exiliado inclusive por sus padres y fue mandado a un cementerio a vivir. Entonces, quizá tu problema no sea tan drástico como el mío, (les compartí la semana pasada mi historia), o como la de este hombre que estudiamos la semana pasada. Quizá tu situación sea, que has sido rechazado. Y, entonces por eso, nunca te acercas ni en mente ni en corazón a la gente. Nunca le permites a la gente, que conozcan tu forma de pensar. O, si te acercas lo suficiente, como para que alguien te abrace o te diga que te quiere, dirás que es debido a que en realidad, ellos no saben lo que dicen, ya que ellos no saben siquiera, de qué se trata. Tienes tantos mecanismos de defensa perspicaces, que podrás poner señales de aviso, cuando el peligro se avecine, "Manténgase alejados, o los volaré con una bomba nuclear." Y, la gente te dice, "¿Hola, cómo estás?" "Yo estoy muy bien. ¿Y usted cómo está?" "Bueno, que tenga un buen día." "Correcto, muchas gracias." Y eso es todo. Todas tus conversaciones son nada más de la superficie, no hay profundidad, no hay calidez, nada de amor.

¿Te puedes imaginar, cómo estaría esta mujer, después de 12 años de no haber tocado a una persona o a ningún miembro de su familia? ¿Qué tan sola estaba esta dama? ¿Qué tan rechazada estaba? ¿Cómo habrá sollozado su corazón, si no es que sollozaba ella misma? Tal vez ella quería salir corriendo a abrazar a alguna niña que anduviera jugando allí en el vecindario, pero sabía que no podía, debido a que había estado con el doctor y el doctor probablemente ya había dado a otros los resultados de su examen.

Entonces, ella tiene este problema físico. Técnicamente, está enferma, con flujo de sangre, por los últimos 12 años. Eso nos dice, que tal vez estaba anémica. Ha de haber sufrido desmayos muy a menudo, mareada todo el tiempo. Inclusive contrariaba su propia manera de pensar, "¿Seré normal?", "¿Qué es lo que está pasando aquí?" Tal vez su nivel del azúcar andaba de abajo para arriba y viceversa y todas esas cosas físicas dentro de ella, los desequilibrios químicos. Esta pobre dama, está tan mal.

Noten esto, debido a que algunos de ustedes, se pueden identificar con esto. Ella "había sufrido mucho de muchos médicos." ¿Alguna vez han ido con un doctor, "Agáchate, te voy a poner una inyección." Has sufrido, más no has sufrido mucho. No quisieron lastimarte, pero puedes imaginar el sufrimiento emocional de esta dama. "No sé exactamente lo que tiene." "Vamos a probar con esta medicina." "Esto no sirvió. Vuelva la semana que entra." "Bueno, vamos a probar con este examen. No, éste no enseña nada anormal. Vamos a tratar esto." "Aquí tiene otra cuenta para usted." "¿Por qué no trata con su dieta? Vamos a cambiarla." "No, eso no está funcionando, pero escuche, tengo un primo que es un especialista en esta área de la medicina, déjeme recomendarla con él. Su nombre es el Dr. Locuaz, y él la ayudara." Entonces vas con el Dr. Locuaz y él te atiende, y lo sigues viendo, y vas con el Dr. Piar y él sigue piando y vas a todos estos especialistas y ninguno de ellos te puede decir exactamente qué es lo que pasa contigo. Así que imagínense el trauma mental de saber que estás enfermo, que tienes todos estos síntomas de que existe un problema, pero los doctores dicen, "Bueno, no sabemos exactamente lo que usted tiene, pero aquí tiene otra cuenta por pagar."

Ahora nos damos cuenta del drenado físico y emocional y del estrés que causa todo esto. Entonces ella les sigue el juego, pero no mejora nada. Ella ya se gastó todo su dinero y ahora está en bancarrota. Ahora, ella ni siquiera está recibiendo beneficios de parte del sistema social y no le queda otra, mas que andar vagando por ahí.

Ella ha escuchado acerca de Jesús, al igual que Jairo lo escuchó. Ella vio la muchedumbre, había oído muy buenos comentarios y veía a la gente, la cual venía de todas partes. Pequeños botes fueron a través del mar de Galilea, hasta el otro lado, y de seguro, trajeron alguna información de todo lo que pasó allá, y dijeron a las multitudes, "¡Hubieran estado allí!. Dos mil cerdos se fueron berreando, con sus colas girando en espiral, por un despeñadero. Un hombre estaba simplemente loco, un delirante lunático y Jesús lo calmó." Estoy seguro que ella, estando entre esas multitudes, dijo, "Ésta es mi oportunidad, si tan sólo pudiera tocar su manto."

Ahora, yo pienso que esta dama tiene un corazón muy sensible, porque ella sabía que si la veían tocando a Jesús, Jesús sería declarado impuro. Está siendo sensible a su reputación. Mejor lo haría en medio de una muchedumbre, donde nadie lo sabría, sin importarle lo mucho que la pudieran apretar.

Si ella tan sólo pudiera llegar hasta él, a través de toda esta gente, tal vez algo podría pasar en su vida. Observen que ella estaba en el mismo caso que Jairo. Su fe estaba siendo liberada. Inclusive antes de que llegara Jesús a ella, su fe, ya había salido, debido a que ella tenía un plan.

Y para algunos de ustedes, todo lo que necesitan es un pequeño plan. "Tan sólo quiero rendirme" - ese es un gran empiezo de un buen plan. "Estoy cansado de ser el ególatra" - ese es un plan genial, de dejar de ser el ególatra. "Estoy cansado de estar alejado de Dios." "Estoy cansado de siempre perder todo." "Estoy cansado de estar cansado." "Ya quiero quebrar con esto y con aquello." Trazas un plan, y te das cuenta que Dios es la respuesta y el realizador de tu plan. Y no pasará mucho tiempo hasta que tú llegaras de entre la multitud a tocarlo, y ocurrirá un milagro en tu vida también, y estarás cambiado totalmente y totalmente diferente.

Entonces, aquí tenemos a esta dama, está en bancarrota. Está peor que eso, está sangrando más que antes. Ya se encuentra muy débil. Anda por los caminos. Escuchó acerca de Jesús, y se encuentra detrás de él. Noten la humildad - ella no lo confrontó. Quizá algunos de ustedes trabajen en la practica de la medicina y les ha tocado gente que realmente quisieras propinarle un golpe en la nariz. ¿Ya saben a que tipo me refiero? Gente agresiva. Te brincan en la cara, en vez de decir humildemente, "¿Podrías ayudarme?" Dicen, "Si no me ayudas, te demando." Ese tipo de persona. Ella es muy humilde en la situación y viene por detrás, comprendiendo que él seguirá caminando hacia enfrente. "Si tan sólo pudiera alcanzarlo por entre la muchedumbre, ahora que estoy cerca de él."

Y lo toca, fíjense - su vestido. Pareciera que no es nada significativo, pero es un punto que sería bueno que viéramos. "Porque decía: Si tocare tan solamente su vestido, seré salva."

¿Cuántas veces no has dicho, "Si tan sólo?" "Si tan sólo esto fuera diferente, las cosas estarían formidables." "Si tan sólo hubiera escogido un número diferente, me hubiera podido ganar los $37,000,000 de dólares la noche de ayer en el juego de la lotería." "Si tan sólo hubiera llamado 20 minutos antes de que ella se fuera y saliera con el otro tipo, me hubiera conseguido la cita." "Si tan sólo me hubiera comprado aquél coche en lugar de éste." "Si tan sólo no hubiera salido con ese tipo, mi vida fuera completamente diferente." Estoy seguro que muchas damas dirían "Amen" a ésta última. ¿Cuántos "si tan sólo" habrán dicho en sus vidas?

"Si tan sólo, si tan sólo, si tan sólo." Si tan sólo pudiera cambiar las cosas.

"Si tan sólo pudiera volver a vivir ese año." "Si tan sólo lo hubiera hecho diferente." "Si tan sólo lo hubiera sabido." "Si tan sólo hubiera tenido algo de dinero." Ése es uno muy bueno, todos lo hemos dicho alguna vez. "Si tan sólo tuviera un poco de dinero, haría la vida más emocionante para todos."

El asunto de esta dama era, "Si tan sólo pudiera tocar su vestido." Ese "si tan sólo" es un "si tan sólo" bastante sencillo. Puede que pienses, "Pero mi 'si tan sólo' es tan remoto, tan improbable, Dios nunca podría realizar mi 'si tan sólo'." Yo creo que sí pudiese. Porque una cosa que el mundo, en realidad, te ha hecho toda tu vida es frustrar tus sueños, esperanzas y aspiraciones. Tú dices, "Voy a hacerlo, ahora sí lo haré", y empiezas a esforzarte, y el Diablo te tira un obstáculo, te tropiezas y fracasas, y tal vez dices, "Nunca más lo intentaré, nunca."

Déjame preguntarte, ¿estás totalmente satisfecho con ser una persona media o por debajo de la media? El país entero está lleno de gente media. Dios no tiene gente media. Dios tiene a sus hijos e hijas. Ustedes son herederos adoptivos al trono de Dios a través de su Hijo, Jesucristo. Son un real sacerdocio. Es asombroso, son de la realeza. Tú eres de la realeza. No eres de la medianía, ni de por debajo de la medianía. Son un reino de sacerdotes, dice la Biblia. Son reales, son hijos e hijas del Dios Altísimo. Eso es asombroso, no es ser mediocre. Es sentarse allá arriba, al lado del trono de Dios. Son herederos adoptivos al trono de Dios. Pues todo lo que es de él, se les ha dado a ustedes, por medio de lo que Jesucristo hizo por ustedes.

La Biblia dice, "Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro." Eso no es mediocridad. Tienes que empezar a darte cuenta que los "si tan sólo" pueden ser realizados porque "Mi Dios suplirá todo lo que os falta conforme á sus riquezas en gloria en Cristo Jesús."

Quizá hayas reprobado un examen. Entonces, ¡ve a tomarlo de nuevo! ¿Cuál es el problema? Ya lo reprobaste dos veces.

Yo reprobé mi prueba para sacar mi licencia de conducir en tres ocasiones durante el mismo día, cuando tenía alrededor de los 16 años. Estaba tan ansioso, que tuve que ir a tres ciudades diferentes a tomarlo. Estaba muy nervioso. Tenía ya manejando por cerca de dos años, desde que tenía 14 años. No era muy bueno para manejar. Era bueno para llegar rápido, pero no era eso lo que querían ver en el examen.

Posiblemente estés tomando el examen de Aptitud Escolástica, o su examen de Cociente Intelectual. Fracasas y a consecuencia dices, "Bueno, nunca podré tener éxito en algo." ¿Qué problema hay con un poco de perseverancia? Es algo de lo que carecemos los de nuestra generación, la gente no persevera, se rinde.

"Bueno, creo que no podré hacerlo." ¡Claro que puedes hacerlo! Deje entrar a Dios en tu vida y deje que él te llene. Ya que en su mano derecha abarca el universo, imagínate lo que abarca la izquierda. ¿Correcto? Si sabemos que el universo está aquí, entonces su mano izquierda debe de estar haciendo algo y se supone que no debemos de dejarle saber a nuestra mano izquierda lo que está haciendo la mano derecha. ¿No existen muchas opciones para ustedes y para mí? Eso los saca de lo ordinario, de la categoría de mediocres.

Tienen que adentrarse más en la palabra del Señor y estudiarla, leerla y dejarla que cale dentro de sus corazones. Y dejar que la Biblia realmente les vuelve la vida, para que puedan ver quiénes son ustedes, más que conquistadores por medio de Jesucristo. Éste es un tiempo en la historia, en el cual millones de gentes tendrán que tomar su postura por Dios y por su gloria y su santidad, y dejar de ser mediocres o por debajo de la media. Eres de la realeza. "¿Lo soy? No recibo cheques de la realeza." Lo eres. Eres especial. Son tan especiales que fueron comprados para la eternidad, no con oro o plata, sino con la preciosa sangre del unigénito Hijo de Dios. Y eso no es ser mediocre o por debajo de la media. Eso, está fuera de cualquier diagrama. Si Dios irá hasta este extremo, para salvar tu alma, ¿por qué voy a querer ser mediocre y no tratar de superarme en todo lo que yo pueda en la vida? Ésta es la única oportunidad que tenemos.

Sólo tenemos una oportunidad. No vas a volver como una rana, un caballo, o una vaca en la India. Ésta es tu vida. Una buena parte de tu vida ya ha sido estropeada, y como con esta mujer, poniéndose cada vez peor para algunos de ustedes. Has visto ya a todos los doctores.

Y has tratado todo lo que el mundo tiene para ofrecerte. Has tratado, pero no lo has podido lograr. Alguien te dijo que podrías caminar sobre carbones ardiendo, y lo hiciste. Alguien te dijo que la mente domina la materia, y puedes doblar cucharas. Ahora ése es un coloso, un tipo que puede doblar cucharas. "Vengan y vean al tipo que dobla cucharas." La gente quiere doblar cucharas. Sí, eso te llevará lejos.

Entonces mira a esta dama. Está ella cansada de ser mediocre. "Si tocare tan solamente su vestido, seré salva. Y luego..." Ahí tenemos de nuevo esa palabra. Significa "inmediatamente". Si no has estado con nosotros en los estudios pasados, desde el primer capítulo he hecho hincapié cada vez que aparece esta palabra. La encontramos ocho veces apenas en el primer estudio, y aparece como un tejido fino, a través de todo éste. Si quieres, puedes ir marcando, al igual que yo, esta palabra en tu Biblia, conforme vaya apareciendo.

Una de las razones por la que yo creo que esta palabra aparece muchas veces, es para mostrarnos que cuando Jesús se mueve para realizar una obra, lo hace inmediatamente. No se lo vayan a perder. Cuando el Señor desciende desde el cielo, con el grito del arcángel y el sonido de la trompeta y los muertos en Cristo sean los primeros en ser elevados y aquellos que quedemos vivos y permanezcamos en este planeta, inmediatamente seremos tomados en el aire para estar con él. Nadie va a decir, "Perdón, Señor, voy a subir ahora pero, ¿podría bajar por mi colección de sonido?" Nada de eso, se van y se acabó, ya no vale volverse atrás. Y va a pasar en un momento, en un abrir de ojo. Tenemos que preparar nuestros corazones para su regreso. Y tenemos que darnos cuenta de la inmediatez de ser puros ante Dios, porque apareceremos frente a él pronto.

"Y luego la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote. Y luego Jesús, conociendo en sí mismo la virtud que había salido de él, volviéndose á la compañía, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?". Ahora, si tienes una Biblia Reina-Valera Antigua, dice "virtud". Si tienes una de las otras traducciones dice "poder". Son la misma palabra, derivada de la palabra griega, "dunamis", la cual significa "poder explosivo". Es de ahí, que sacamos la palabra "dinamita" o "dínamo". Como el agua que da poder a la Presa Hoover, da vuelta a esas dínamos que generan electricidad para todo el sur de California. Esto es lo que sucedió. Ella supo en el momento que le tocó, que algo sucedió y que estaba curada. Él supo también, en él momento en que ella le tocó, que algo sucedió dentro de él. Poder, virtud, dunamis, salió de él, tan sólo estalló de él.

Ahora, las multitudes se encuentran ahí, y dice que la gente le empujaba. "Y le dijeron sus discípulos: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?" En algunas de sus Biblias dice que lo apretaban, otras que lo apretujaban o oprimían. Lo que sí se puede ver claramente es, que le empujaban y que no hubo un camino despejado que pueda él caminar, desde un punto a cualquier otro. Tiene que abrirse paso por entre esta multitud.

Pero él sabía que algo especial había sucedido. ¿Sabes algo? Eres como esta mujer. Cada uno de ustedes es alguien especial. No importa qué tan grande sea la multitud, él siempre se detendrá por ti, siempre se volverá y siempre te buscará, y te mirará directamente a los ojos y se preguntará qué es lo que puede hacer por ti. No eres insignificante, no estás por debajo de la media, no eres inútil. Quizá uno de tus padres, cuando eras niño, te decía que no valdrás para nada. Y quizá es verdad, hasta el día de hoy. Dios puede cambiar todo hoy, y valdrás para todo a los ojos de Dios.

Creo que fue maravilloso que se detuvo. Porque recuerda, había una niña muriendo en algún lugar. Si tú te encuentras en una patrulla y estás en "Código 3", y las luces y la sirena van encendidas, es que vas respondiendo a esa llamada. Y, si ves a un joven a un lado de la carretera en su coche con un neumático pinchado, necesitando que alguien le ayude a cambiar el neumático, pero tú vas en código 3, tu deber y lo lógico por hacer, es seguir de frente. Vas a seguir de frente.

La otra noche andaba con la policía de Newport, y recibimos una llamada, pues se había desatado una pelea en un restaurante. Íbamos por la carretera local y pude ver que íbamos a 85 millas por hora y pensé, ésta es la hora en que el capellán reza. "Correcto, en estos momentos estoy orando." La gente iba a sus casas después de trabajar, y ninguno de ellos se hacía a un lado para dejarnos pasar. Y el piloto se alucina que es un corredor de autos y empieza a meterse y a salirse de entre los coches. Y va casualmente platicando conmigo mientras íbamos, "¿Qué es lo que estás haciendo? Sí, sí.". Yo sólo actué normal, como si fuera un tipo macho.

Cuando estás en código 3, no te vas a detener. Si algo se interponga en el camino, ¡te vas!. Tienes que seguir adelante. Esa pequeña era un código 3 para la policía. "Está a punto de morir, tenemos que mandar a los paramédicos, tenemos que salvar esa vida."

Sin embargo, Jesús tiene la habilidad de poder detenerse durante un código 3. Tiene la habilidad para tratar con una persona cuando está muriendo, de detenerse y tomar unos momentos por ti. Para detenerse y decir, "Espera, tienes 37 años y ésta es tu noche. Voy a detenerme por ti. He hablado contigo por 37 años, y esto es lo más cercano que has estado a mí. ¿Estás seguro de no querer seguirme ahora?" Él no solamente pasa a tu lado. Se detuvo.

Esta mujer lo tocó, y él supo que había pasado algo y dijo, "¿Quién ha tocado mis vestidos?" Poder había salido de él. "Y le dijeron sus discípulos: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado?"

Toma una pluma y escribe en la Biblia de la persona que esté enseguida, ahí en el pequeño espacio en blanco después del versículo 30, la palabra "sensible". Esto es lo que se nos está mostrando acerca de Jesús.

¿Quién ha tocado mis vestidos? Él es muy sensible.

Ahora miran a estos gigantes espirituales en el siguiente versículo. "Ves que la multitud..." ¿No los pueden ver deciéndolo arrogantemente? "¿Qué te pasa? ¿No ves a la multitud?" Lo que están diciendo en realidad es "¡Qué lata! Nos están empujando por todos lados, choca la gente contra nosotros y preguntas, "¿Quién me ha tocado?"

No, él no dijo, "¿Quién me ha tocado?".

Puedes escribir en la Biblia de la persona que esté, esta vez, del otro lado tuyo, en el espacio en blanco, después del versículo 31. Con su pluma escríbale "insensible", porque en el versículo 30, vemos que Jesús es sensible. En el 31, vemos que los discípulos son insensibles.

Posiblemente, seas una persona que has encontrado en alguna parte de tu vida, o quizá en tu niñez, que Jesús es sensible y te gustó. Pero de alguna manera, al ir creciendo, los miembros de la iglesia, o la comunidad cristiana, fueron insensibles, y no lo representaron totalmente. Así que has estado desengañado de los cristianos, de la iglesia, de la Biblia y de todo eso, ya por mucho tiempo.

Mientras tratas con gente, inclusive ministros e iglesias, grupos de gente, serán insensibles algunas veces, pues es un rasgo humano. Somos insensibles. Tratamos de ser sensibles, pero somos insensibles.

Pero recuerda que Jesús siempre es sensible. Y observa qué tan sensible es. "¿Quién ha tocado mis vestidos?" No, "¿Quién me tocó a mí?", el ser físico. Era tan sensible que alguien se agarró de su túnica, con un asimiento que no lo soltaba.

No sé si hayas leído el comentario de G. Campbell Morgan sobre esto, pero a mí siempre me ha gustado cuando dice que le pareció como el asimiento de un atleta. Esta mujer extendió su mano y tomó el dobladillo de su túnica y se agarró como un luchador.

¡Quiero la curación! Qué cuadro para ti y para mí. Si realmente hablamos en serio con Dios, agarrémonos de Jesús hoy y no soltémonoslo, hasta que lo que buscamos sea dado y liberado.

¿Por qué no tomamos esa actitud? Dios, queremos ver curado a nuestro país. Queremos ver a los pornógrafos echados fuera del pueblo. Queremos ver a los narcotraficantes y cocineros de drogas echados del pueblo. Queremos ver la violencia echada del pueblo. Queremos ver a los violadores echados fuera del pueblo. Queremos ver a la gente incestuosa fuera del pueblo. Queremos volver a los fundamentos en donde nuestra nación es, verdaderamente, "una nación bajo Dios."

¿Por qué no creemos en esto? ¿Por qué no lo buscamos? ¿Por qué no ayunamos por esto? ¿Por qué no oramos por esto? Debido a que hemos aceptado que somos unos mediocres o menos que eso, y creemos que no tenemos influencia en el cielo. Pues esa no es una manera muy buena de pensar.

Ustedes tienen una influencia tremenda en el cielo, porque son de la realeza. Son un reinado, de sacerdotes. Son los hijos e hijas de la realeza de Dios. Son más ricos que el Príncipe Felipe o el Príncipe Eduardo. Son trillonarios y hasta zillonarios si de dólares se tratara, pues las riquezas de Dios se encuentran en Jesucristo. Toda bendición espiritual, según nos dice Efesios 1:3, que están en los lugares celestiales, ha sido dada a ustedes. No eres un pobre, eres de la realeza, y Dios quiere oír de ti.

Pero si no tienes fuego en tu corazón y tu vida es mediocre o rutinaria, tus pensamientos son mediocres o rutinarios. Te sientas enfrente de la televisión y ves programas de comedia corriente en los que le suben a los botones para que suene risa enlatada. Hacen parecer que hay gente riéndose de algo sucio, verde o tonto. Te lavan el cerebro para que pienses como la medianía o por debajo de la medianía, como gente sin inspiración, que no es de la realeza, sino que va camino abajo para calentar los hornos con su padre.

Tú eres especial. Actúa de esa manera. Vive de esa manera. Experiméntala a través de la Escritura y de la oración y por medio del poder del Espíritu Santo.

Deja que esa sensibilidad sea de tal forma, que si estuvieras asediado, tú dirías, "¿Quién ha tocado mis vestidos?" Y que no dirías, "¿Qué quieres decir con: ¿quién ha tocado mis vestidos? ¿No ves que la gente te está empujando?" No, Jesús no podía ver que estaba siendo asediado por la multitud. ¡Vamos Pedro, Jacobo y Juan! ¡Claro que Jesús ve a la multitud! No están ahí para ver a Pedro, Jacobo y Juan, están ahí para ver a Jesús. Pero a veces, se le alza mucho el ego a uno. "¿Qué no ves que estamos ocupados, que estamos tratando de abrir paso entre la gente? Diles a estas gentes que se salgan de ahí. Diles que se vayan de aquí. No tenemos suficiente comida para darles de comer a ellos y a nosotros también." Tú sabes, siempre se trata de mí, mí, mí.

Sensibilidad e insensibilidad.

"Y él miraba alrededor para ver á la que había hecho esto. Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en sí había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad."

Ahora tenemos a uno de los hombres más prominentes de la comunidad cayendo a los pies de Jesús, rogándole, adorándole. Y tenemos a la persona menos prominente de la comunidad, una mujer condenada al ostracismo, que había sido decretada impura, cayendo a sus pies y adorándolo. Ahí tenemos todo el espectro completo de la vida, de lo alto a lo bajo. Son lo suficientemente sabios para saber que Jesús tiene las respuestas, para cualquier situación que sea.

Ahora, ve esto - "Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva: ve en paz, y queda sana de tu azote." Noten el cariño de la palabra "hija". Es casi como un padre, hablándole a su hija.

Yo puedo entender lo que él les dice con "hija", porque respeto a mis hijas. Son las mujeres más bellas de cualquier parte. Perdónenme, pero lo son. Son unas chicas estupendas. Cuando íbamos a la tienda juntos, y notaba que los chicos las miraban, sacaba el pecho un poco y flexionaba el bíceps, como diciéndoles, "Yo soy el papá." Y cuando venían a pedir una cita con mis hijas les decía, "Puedo hacer diana en un tiro al blanco a 50 yardas de distancia, con una 9mm." "Claro que sí, Señor MacIntosh." "Yo también fui joven, no hay forma de que me saque la vuelta, amigo."

Mira qué tan dulce es, "Hija".

No fue, "Bueno mujer, salga de aquí. Ya has sido curada." Ni, "Suba al estrado ahora, y que las cámaras hagan acercamientos, y los ujieres te agarrarán cuando caigas al suelo. Me voy a quitar el abrigo, y te pegaré un par de veces."

Sensible, tierno.

Por encima de todo en esta sociedad, un hombre tiene que ser respetuoso con la mujer. Quiero animarlos caballeros, a que sean respetuosos con las mujeres. Ya sé que hay un gran movimiento, y lo ha habido por 20 años, que la mujer tiene sus derechos. Pero, no hay problema con que un hombre detenga la puerta para una mujer, o decirle "por favor" y "gracias" a ella. Trátala como a una dama, con respeto.

Yo pienso que eso es lo que estamos viendo de Jesús. Él está demostrando que el hombre debe respetar a la mujer. (Aplausos del público) Gracias madre, por el aplauso.

Respeto.

"Ve en paz." Ella no había tenido paz por 12 años. Imagina cómo se sentía. "Y queda sana de tu azote", pero ese "ve en paz", fue una gran adición para su aflicción.

"Hablando aún él, vinieron de casa del príncipe de la sinagoga, diciendo: Tu hija es muerta; ¿para qué fatigas más al Maestro?" Eso fue muy sensible. Imagina que estás trabajando, y que algunos llegan y te dicen, "Tu hija está muerta." "¿Qué? ¿Qué quieren decir, que mi hija está muerta? ¿Podrían explicármelo?" Ve que insensible era la gente.

Mas sin embargo, él era un hombre religioso. Posiblemente no tuviera al Espíritu Santo residiendo en él. Uno de los frutos del Espíritu es la benignidad. Saben que la persona insolente y agresiva, te demuestra que el Espíritu Santo no está trabajando en él. La benignidad es uno de los frutos del Espíritu Santo.

Esto no fue muy benigno y no fue muy sensible. Una persona normal sabe que no solamente llegas y le dices a alguien, "Oye, tu hija está muerta. ¿Para que lo molestes?".

Eso no era muy sensible. Pero esta comunidad necesitaba aprender a ser sensible, y a ser benigna, a ser bondadosa y amorosa. Porque ése es Jesús.

Cuando tu vida comienza a cambiar, y quizá tú eres un boxeador, o peleabas, y tienes mucha ira dentro de ti, ésta se va de pronto. Es maravilloso el ver que Jesús cambia la situación de "¿para qué fatigas más al Maestro?". En el momento que escuchó lo que decían, mira cómo mete la marcha. "Mas luego Jesús, oyendo esta razón que se decía, dijo al príncipe de la sinagoga: No temas, cree solamente."

Y es así cómo debe ser la comunidad cristiana a través del mundo. Cuando veamos dolor y sufrimiento, debemos meter la marcha con amor, compasión y entendimiento. "Jesús, oyendo esta razón que se decía, dijo al príncipe de la sinagoga: No temas, cree solamente."

Muchas veces he tenido que decirles a personas que alguien a quien ellos aman se ha muerto. No es una cosa placentera. Viene el temor, y el espanto.

Estuve con la policía de San Diego y una joven de 17 años y su novio de 18, habían estado fumando marihuana y desviaron bruscamente en su coche deportivo y se impactaron de frente con una caravana. La pobre chica casi quedó completamente decapitada. Él quedó aplastado detrás del coche. Todo era un desastre y no era agradable verlo.

Los paramédicos dieron lo mejor pero no pudieron salvarla y murió, mientras llevaron al chico al hospital. Me di cuenta, antes de ir al hospital para llamar a los padres, que había alrededor de 5 personas en la puerta de una casa frente de donde sucedió el accidente. Caí en la cuenta de que tal vez había un problema en esa casa. El capitán de la policía me dio permiso de ir a hablar con ellos.

Les pregunté si vieron el accidente y no me contestaron. Les dije otra vez, "Perdonen, ¿vieron el accidente?" Empezó a hablar una mujer como de 30 años, "Sí lo vimos. Estábamos enfrente en el jardín y vimos todo, fue horrible. Yo soy enfermera, y fue horrible." Comprendí que estaban traumatizados. Les dije, "Se ven como si estuvieran en verdad afectados. ¿Podría pasar algunos minutos con ustedes?" Dijeron, "Sí, hable con nosotros, necesitamos ayuda." Pude, estando Jesús con nosotros, seguir con ellos ahí, y hablarles y explicarles lo que había pasado y lo que pasará enseguida. Les dije que vencerá el bien y que tan sólo fueran pacientes.

Cuando Jesús da estas oportunidades, te das cuenta del temor. Pero detrás de ello, y a todos nos afecta, está presente el que "algún día yo también moriré". En Hebreos lo alude casi intencionadamente, a que uno de los principales temores de todo ser humano es la muerte, porque no lo entendemos. Es un temor que siempre está presente, nos corroe. Es por lo que la gente siempre está bebiendo, o siempre fumando marihuana o usando cualquier otro tipo de droga, o quizá sea promiscua, o abusiva, o adictiva a las cosas. Todo para tratar de tapar ese temor.

"No temas, yo sé que escuchaste que es muerta, pero no temas, cree solamente." Cree solamente. ¡Anda! La fe destruye el temor, pero el temor destruye la fe. Entonces, ¿qué prefieres tener, temor o fe? Nos toma el mismo tanto de fe, para vencer el temor, que el mismo tanto de temor, para no tener fe. Entonces, ¿por qué no tener fe de cualquier modo? No sé si tiene sentido lo que acabo de decir, pero sonó muy bien.

Entonces, no temas, cree solamente.

"Y no permitió que alguno viniese tras él sino Pedro, y Jacobo, y Juan hermano de Jacobo." Pedro, Jacobo y Juan habían seguido a Jesús en muchas situaciones en donde él los había llamado de forma privada. Yo siempre había pensado que era como un grupo elite, pero me pregunto si no eran Pedro, Jacobo y Juan los que dijeron, "¿Qué no ves el populacho?" Vaya postura que tenían. Entonces, Jesús va a tener que trabajar un poco más de cerca con ellos, y por eso, los trae más cerca.

Ahora, ¿alguno es profesor de escuela? Cuando yo estaba en el séptimo año, era un desastre emocional. Un divorcio en la familia y cosas como esa. Hablaba un poco de más y era la causa de que muchas cosas pasaran en la aula. Entonces mi maestro, el Sr. Johnson, pensó que lo mejor para mí sería, ya que yo era uno de los mejores estudiantes, poner mi pupitre enseguida de su escritorio. Pero como maestro que es, usted pondría al estudiante problema, hasta enfrente de las filas de pupitres. Pero yo no estaba hasta enfrente, yo estaba pegado al escritorio del maestro. No podía ni respirar sin que el maestro dijera, "Michael". "Sí, Sr. Johnson."

Bueno, quizá esto era lo que hacía Jesús con Pedro, Jacobo y Juan. Traerlos un poco más cerca, debido a que él quería que tuvieran una mayor experiencia.

Puede que él te esté llamando hoy, y escuchas su voz. Él quiere tenerte muy cerca porque él tiene algunas cosas que quiere enseñarte. Cosas que otras personas no entenderán, o no tomarán la disciplina necesaria para tomar el siguiente paso con él.

Para un avivamiento, mucha gente tendrá que dejar muchas cosas y adoptar un nuevo estilo de vida, para caminar de cerca con Jesucristo.

Le dijo, "No temas (no se ha muerto), cree solamente." "Y no permitió que alguno viniese tras él sino Pedro, y Jacobo, y Juan hermano de Jacobo. Y vino á casa del príncipe de la sinagoga, y vió el alboroto, los que lloraban y gemían mucho. Y entrando, les dice: ¿Por qué alborotáis y lloráis? La muchacha no es muerta, mas duerme. Y hacían burla de él: mas él, echados fuera todos, toma al padre y á la madre de la muchacha, y á los que estaban con él, y entra donde la muchacha estaba. Y tomando la mano de la muchacha, le dice: Talitha cumi; que es, si lo interpretares: Muchacha, á ti digo, levántate. Y luego (aquí está la palabra 'inmediatamente') la muchacha se levantó, y andaba; porque tenía doce años. Y se espantaron de grande espanto. Mas él les mandó mucho que nadie lo supiese, y dijo que le diesen de comer."

Eso fue bastante práctico. "¡Se ha muerto!". "Bueno, básicamente está en estado de coma, está dormida. Denle algo de comer.". No suena muy espiritual, sino bastante normal y realista. Eso es lo que ella necesitaba, estaba muerta de hambre.

Cerremos con este pensamiento. Hace doce años, una mujer empezó a sangrar y Jesús se encontró con ella en este día. Hace doce años, una mujer nació y en este día es una preadolescente. Jesús se encontró con las dos ese mismo día.

¿No es asombroso cuando te paras a pensar en cómo es la vida y qué tan pequeño es el mundo en realidad? Ambas damas terminaron en el mismo lugar.

Un comentarista dijo que una traducción literal de, "Muchacha, á ti digo, levántate" sería lo mismo que "Florcita, levántate." Como si fuera una margarita que alguien pisó con su zapato y la había enchuecado. Ya has visto flores así. No están destrozadas, ni destruidas, sino que están enchuecadas hacia atrás. Como verás, ése era el cuadro de esta pequeña. Deja que entre el sol, y se pone de pie.

He aquí una mujer, la cual pasó la flor de la edad, cerca de la muerte, y he aquí una mujer que está en la flor de la edad y cerca de la muerte.

Qué etapa más dura para la mujer de 12 años, porque su cuerpo ya no es el de una niña, pero Jesús le llamó "muchacha". Su cuerpo no es de mujer ni de niña, sino que está en ese proceso de transición. Ahora, para un niño, no es mucho problema. Estamos más consternados a los 13 y a los 14 años, en aprender a conducir que en cualquier otra cosa. No hemos siquiera visto a las niñas y estamos más consternados en conseguirnos un coche, para después salir con ellas. Siempre estamos pensando en el futuro.

Jesús habló a dos generaciones en una sola tarde. A una niña de 12 años que nació el mismo día que esa mujer empezó a sangrar. Y sanó a las dos y les dio vida a las dos.

Florcita, tierna florcita, levántate. Necesitas comer. ¿Puedes imaginar la ternura que había dentro de ese cuarto, esa tarde? Con Pedro, Jacobo y Juan en asombro. "Ya vemos lo que pasó, vacilábamos entre la multitud con nuestra actitud de '¿No puedes ver que toda la muchedumbre te empuja?'. Y todo el tiempo él estaba ministrando y amando. Sabía que iría a esta casa, pero se tomó un tiempo para detenerse con esta mujer, y en 12 años ambas vidas acabaron a los pies de Jesús."

¿Saben ustedes que ahora pasa el mismo milagro? Hemos terminado en el mismo lugar y al mismo tiempo, a los pies de Jesús. No fue accidente. Él ha escogido a cada uno. No son extraños los que están aquí, o oyéndonos por la Web o radio. Somos de la realeza. Somos un sacerdocio. Hijos e hijas del Dios Altísimo, el Rey de reyes y el Señor de señores es nuestro hermano. Es el Capitán de nuestra salvación, y no se avergüenza de ser llamado hermano tuyo.

¿Estás satisfecho siendo mediocre? Yo no quiero serlo, sabiendo quién soy en Cristo Jesús. "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece." Con mi propia fuerza, ya me hubiera doblado como la mujer, sangrando por 12 años. Con mi propia fuerza, estaría acostado como muerto, en una cama en estado de coma, como esa niña. Pero en la fuerza de Jesucristo y en su palabra, yo no temeré. Tendré fe. Me levantaré y haré todo lo que yo pueda para que todo el mundo sepa que Jesús es el Rey.

¿Nos ponemos de pie y oramos?

Señor Jesús, te agradecemos tanto por tu ternura y cariño y tu dulzura. Te agradecemos porque hasta en medio de una gran muchedumbre empujando y haciendo mucho ruido, tú fuiste tan sensible que sentiste que te tocaban la ropa. No fue el tacto de la gente empujando, era la fe de alguien que te tiraba de la ropa. Te agradecemos Dios por dejar a Jesús ser tan sensible de voltearse a encontrar la mujer y animarla y liberarla sanada y con paz. Ya no tenía que estar buscando doctores y tratamientos, podía ir por su propio rumbo, a vivir su vida con gozo y alegría.

Y gracias Señor Jesús porque no te detuviste, acababas de haber echado los demonios de ese hombre, tuviste que haber estado agotado. Sin embargo, te detuviste para esa mujer y te fuiste hasta el dormitorio de la niña. Echaste fuera de la casa a los que hacían burla de ti, y metiste a los tres tipos que necesitaban ver lo que realmente es ministrar.

Señor te agradecemos porque estás tomando el tiempo para detenerte y dirigirte a nosotros. Nunca te podremos agradecer lo suficiente y no merecemos que nos tengas una palabra amable. No merecemos verte o sentir tu presencia, tan sólo te damos las gracias Señor.

Inclinamos nuestros corazones ante ti y te pedimos que perdones nuestros pecados hoy, que nos limpies de nuestra maldad y ofensas. Señor, estamos arrepentidos por haber vivido nuestras vidas o actuado de manera mediocre. Queremos recibir la autoridad y posición que nos has dado dentro de tu reino de ser tus hijos e hijas. Queremos sobresalir, no por nosotros mismos, sino por tu honra y por tu gloria.

Te pedimos por los que quieren acercarse a ti y por el enfermo, que lo sanes. Lo pedimos en tu nombre, amén.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.